La revisión sobre la fructosa, publicada en la revista Diabetes Care, analizó 18 estudios que evaluaron el efecto del consumo de fructosa en los niveles de azúcar en la sangre de personas con diabetes, encontrando que la fructosa mejoró significativamente el control de azúcar en sangre.

Lo que resulta aún más prometedor del análisis, es que se observaron beneficios sin efectos adversos sobre el peso corporal, la presión arterial, el ácido úrico (gota) y el colesterol. “Durante la última década, ha habido conexiones entre la ingesta de fructosa y los índices de obesidad”, dijo el autor principal del estudio. “Sin embargo, esta investigación sugiere que el problema es, muy posiblemente, el sobreconsumo y no la fructosa como tal”.

Detalles del estudio

La revisión analizó los datos de 209 participantes con diabetes tipo 1 o tipo 2 a partir de 18 ensayos separados. En todos, los participantes fueron alimentados con dietas en las que se incorporó la fructosa o se rociaba sobre los alimentos, tales como cereales o café. Las dietas con fructosa aportaban la misma cantidad de calorías como las que no la tenían.

El análisis general mostró que la fructosa puede mejorar, significativamente, el control de azúcar en la sangre a un nivel equivalente a lo que pudiera lograrse con un antidiabético oral.

“Estamos viendo que puede haber un beneficio si la fructosa no se consume en cantidades tan grandes”, señaló el director de la investigación. “Toda la atención negativa sobre los daños relacionados con la fructosa distrae de la cuestión misma de comer demasiadas calorías … La atención tiene que ponerse donde se debe, es decir, en el concepto de la moderación en el consumo”, argumentó.

Fuente: Cozma, A.I., Sievenpiper, J.L., de Souza, R.J., Chiavaroli L., Ha, V., (et al), “Efecto de la fructosa en el control glucémico en la diabetes: una revisión sistemática y meta-análisis de ensayos controlados de alimentación”, Diabetes Care, Volumen 35, número 7, páginas 1611-1620, doi: 10.2337/dc12-0073

Dejar un comentario