Dra. Ruth Pedroza Islas

Ingeniería en Alimentos

Universidad Iberoamericana

 

Los esquimales tienen una dieta elevada en grasas y proteínas, y prácticamente no consumen verduras ni carbohidratos. Observar la salud de los esquimales que llevan una alimentación con estas características, hizo que algunos investigadores se preguntaran cómo es que podrían estar saludables. Uno de los factores más importantes es que esa gran cantidad de grasa que consumen es rica en ácidos grasos de alto valor nutritivo. Esos son los omega-3, o ácidos grasos esenciales. Estas grasas no son sintetizadas por nuestro organismo y, por ello, deben provenir de la dieta (Manzur y colaboradores, 2006).

Los omega-3 están compuestos por diversos ácidos grasos que el organismo utiliza para ir construyendo internamente otros ácidos grasos de mayor tamaño (o de cadena larga). Son indispensables para la salud del corazón y para evitar enfermedades relacionadas con procesos de inflamación, como la diabetes tipo 2, la degeneración macular (trastorno en los ojos), la artritis reumatoide, entre otras funciones (Hibbeln y colaboradores, 2006).

Entre esos ácidos grasos de cadena larga sobresale el llamado DHA, que está presente en el tejido cerebral y en las membranas celulares. Recientemente, se ha establecido su importancia en el desarrollo de una mayor capacidad de aprendizaje en los niños; ahora, también se recomienda a las embarazadas, porque el DHA es indispensable para el desarrollo visual óptimo, el del cerebro y el del sistema nervioso de los bebés (Echeverría y colaboradores, 2017), y sólo se puede obtener de la dieta o de suplementos. Al consumir DHA, las mujeres embarazadas tienen como beneficio la prevención de la eclampsia (aparición de convulsiones o coma), el aumento de la edad gestacional del bebé logrando un mejor peso al nacer y la reducción del riesgo de padecer depresión postparto (OMS, 2011).

Se ha sugerido consumir pescado rico en grasa (arenque, anchoveta, jurel, sardina, trucha) al menos dos veces por semana, para tener aproximadamente un promedio de suministro de 0.5 g/día de DHA y EPA (otro ácido graso de cadena larga). Esto reduciría el riesgo de enfermedad cardiovascular, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (Richter y colaboradores, 2017). Sin embargo, esta recomendación, al menos en México, está lejos de cumplirse.

El DHA, al igual que otros ácidos grasos de cadena larga pertenecientes al grupo de los omega-3, tiene propiedades antiinflamatorias. Las dietas con exceso de grasa o de carbohidratos, favorecen la acumulación de grasa en el organismo lo cual promueve la inflamación, activando un estrés celular que puede inducir la formación de tumores. Por ello, consumir DHA puede reducir el riesgo de cáncer de seno en mujeres obesas (Al-Jawadi y colaboradores, 2018).

Dada la importancia del DHA, hay que comer periódicamente pescados grasos o bien consumir suplementos. Estos últimos facilitan alcanzar la dosis recomendada, por ejemplo, por la Asociación Americana del Corazón: 0.5 g/día; o lo recomendado por la OMS de entre 0.1 a 3 g/día para las mujeres embarazadas, con los beneficios a la salud que ya fueron mencionados.

 

Referencias

AL-Jawadia A,  Moussa H, Ramalingama L, Dharmawardhanee S, Gollahona L, Gunaratnef P, Layeequr Rahmang R, Moustaid-Moussaa N. 2018. Protective properties of n-3 fatty acids and implications in obesity-associated breast cancer. Journal of Nutritional Biochemistry 53: 1–8.

Echeverría F, Valenzuela R, Hernandez-Rodasa MC, Valenzuela A.  2017. Docosahexaenoic acid (DHA), a fundamental fatty acid for the brain: New dietary sources. Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids 124: 1-10.

Hibbeln JR, Nieminen LRG, Blasbalg TL, Riggs JA, Lands WEM. 2006. Healthy intakes of n-3 and n-6 fatty acids: estimations considering worldwide diversity. American Journal of Clinical Nutrition 83(suppl):1483S–93S.

Manzur F, Suárez A, Moneriz C. 2006. Efectos y controversias de los ácidos grasos omega-3. Revista Colombiana de Cardiología 13 (3): 180-184.

OMS. 2011. Administración de suplementos de aceites marinos para mejorar los resultados del embarazo. http://www.who.int/elena/titles/bbc/fish_oil_pregnancy/es/ [Consultado en Enero 2018].

Dejar un comentario