Hay que partir definiendo qué es un organismo modificado genéticamente (OMG). Es un ser vivo al que, por medio de técnicas de biotecnología o ingeniería genética, se le realiza un cambio genético. Un transgénico es un tipo de OMG que se crea al introducir un gen de un organismo en otro diferente para fortalecerlo y así lograr tener cultivos resistentes a plagas, virus, bacterias y sequías. Los OMG cada vez son más utilizados en la producción de alimentos y en la agricultura.

Pero, ¿cómo se crea una planta transgénica?

Una de las formas para hacerlo, es con una bacteria que ya existe en la naturaleza que se llama Agrobacterium y los científicos la han aprovechado por su capacidad de transferir ADN a las células vegetales y así introducir genes en distintas plantas para crear nuevas variedades con mejores características.

En el laboratorio lo primero que se hace es sembrar la planta que se quiere mejorar in vitro y se deja dos semanas en la oscuridad; a las semillas que germinan se les pone en un entorno con luz para que crezcan. Una vez que miden alrededor de 8cm se cortan pequeños segmentos de sus ramas y se colocan en un líquido con distintas sales, y son expuestos durante 15 minutos a la bacteria Agrobacterium tumefaciens.

Se colocan los tallos en una toalla estéril para retirar el exceso de líquido y, posteriormente, en un medio de cultivo durante tres días. Luego se trasfieren a un medio con antibióticos que sólo permite el crecimiento de Agrobacterium para que penetre las células de las plantas a través de los cortes y se introduzca el nuevo ADN. Se dejan dos semanas en la oscuridad y luego se ponen a la luz para que crezcan.

En promedio, sólo una de 100 plantas logrará crecer. Esta, se cultiva y se analiza para saber si adquirió la característica deseada.

Existe otro método que se llama biobalística, en el cual un cañón bombardea embriones de plantas con esferas microscópicas de oro o tungsteno para introducir el ADN a las células vegetales. Con este método, entre 3 y 6 de cada 100 plantas, se desarrollarán con éxito.

A la fecha no se ha podido demostrar científicamente que las plantas transgénicas sean un riesgo para la salud de las personas. Actualmente hay un 90% de probabilidades de que hayas comido algún producto o un derivado de plantas transgénicas, así que antes de decidir si estás a favor o en contra, es importante informarse con documentos científicos y así conocer los dos lados de la moneda.

Por último, hay un dato que nos invita a reflexionar al respecto de los OGM: el 30 de junio de 2016, ciento nueve científicos ganadores del Premio Nobel hicieron un pronunciamiento señalando que los OGM son tan seguros como los derivados de otros métodos de producción que no involucran a la biotecnología.

 

Fuentes:

http://conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/24009-ogm-cinvestav-plantas

http://hablemosclaro.org/maiz-seguro-y-transgenico/

 

Dejar un comentario