La introducción de objetivos del azúcar, en un intento por combatir la crisis de obesidad en el Reino Unido, sería contraproducente, dijo Susan Jebb, en un informe clave del Comité Científico Asesor en Nutrición (CSN por sus siglas en inglés).

Jebb, quien es presidente de la red alimentaria Acuerdo de Responsabilidad de Salud Pública (PHRD, por sus siglas en inglés), dijo que la obligatoriedad de esos objetivos, retrasaría el progreso en la aplicación de nuevos recortes en el contenido de azúcar de los alimentos y bebidas.

“La razón por la que me preocupo respecto de establecer objetivos obligatorios, es que existe el peligro de que se ralentice el progreso real que estamos logrando”, dijo Jebb. “Las grandes empresas ya se han comprometido a por lo menos a un 5% de reducción.

“Si contemplamos un objetivo del 5%, la presión caerá sobre los pequeños negocios familiares. Al darles tiempo para que cumplan con los reglamentos, las grandes empresas pueden, de esta forma, dejar el resto del trabajo que están haciendo “, dijo Jebb, quien es profesora de dietas y salud de la población en la Universidad de Oxford.

Pero la reformulación no es toda la respuesta al desafío de reducir la obesidad, continuó: “Hay otras áreas (especialmente alrededor de la promoción y comercialización) en las que no creo que se pueda hacer esto con un enfoque voluntario. Necesitaremos algunas políticas más duras”.

Pero, el profesor Graham MacGregor, presidente de Acción sobre el Azúcar (AOS, Action on Sugar) y el Consenso de Acción sobre Sal y Salud (CASH por sus siglas en inglés), insistió en que los objetivos obligatorios, eran la única manera de reducir los niveles de obesidad que ahora afectan a un tercio de los adultos del Reino Unido y a una quinta parte de los niños. “No lo hemos tratado [por acción voluntaria] durante los últimos 20 años”, dijo.

Comida rápida ultra procesada

“Nos enfrentamos a una crisis. La crisis se debe a que la comida rápida ultra procesada contiene grandes cantidades de azúcar, grasa y sal, y tenemos que conseguir que [los fabricantes de alimentos y la industria de los refrescos] la reformulen para conseguir estas cosas [bajar los índices de obesidad]. Hemos reformado con éxito el uso de la sal en el Reino Unido, al hacer que la industria la reduzca en todos los productos y comidas. Tenemos que hacer lo mismo con el azúcar y la grasa. “

Jebb dijo que las empresas de bebidas grandes se habían comprometido a por lo menos un 5% de reducción y algunos estaban haciendo reducciones del 20% o 30% e introduciendo tamaños de latas más pequeñas de 330 a 250 ml. Eso será reducir las calorías “, agregó. (Puedes consultar las tres recomendaciones clave del informe CSN aquí.)

Fuente: Stones M. Foodmanufacture.co.uk

Dejar un comentario