Varios investigadores están desarrollando una bebida funcional enfocada en el fortalecimiento del sistema inmune, a partir de una mezcal de aguaymanto, una fruta típica de Perú, y el hongo ganoderma. Estas bebidas funcionales podrían tener beneficios antiinflamantorios, reducir la hipertensión, entre otros.

Investigadores del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (Ceprobi) y el Centro de Investigaciones Biológicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica del Sur (Cibis) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), trabajan en la elaboración de una bebida funcional para fortalecer el sistema inmunológico.

Para su desarrollo, los investigadores utilizarán el jugo de los frutos de la especie Physalis peruviana, una planta originaria de Perú conocida coloquialmente como aguaymanto, y el fermentado del hongo Ganoderma subamboinenses.

Los especialistas involucrados en el proyecto resaltaron que la elaboración de este producto innovador es el resultado de experimentos previos con estas especies, en los que observaron la presencia de compuestos químicos que regulan el sistema inmunológico.

“Por un lado, el aguaymanto demostró farmacológicamente que el extracto etanólico de sus frutos tiene efecto inmunomodulador, ya que modificó la proporción de citosinas proinflamatorias y antiinflamatorias en roedores con hipertensión arterial a disfunción endotelial. Cabe destacar que en esta patología su principal componente es el proceso inflamatorio. Creemos que si combinamos el fruto y el fermentado es posible tener un producto potencial con efecto inmunomodulador”, comentó la doctora en Fisiología e investigadora del Ceprobi, Elsa Ventura Zapata, quien también es miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

El sistema inmune (o inmunológico) es una red compleja de células, tejidos y órganos que funcionan en equipo para defender al organismo de patógenos. Cuando éste no funciona de manera adecuada, el organismo sufre padecimientos infecciosos con mayor frecuencia, intensidad y duración de la habitual, explicó Jesús Enrique Jiménez Ferrer, investigador del Cibis. Un inmunomodulador es una sustancia que actúa para favorecer el balance regulatorio y la respuesta final integrada del sistema inmunológico, y con ello previene o ayuda a corregir una disfunción del mismo.

En este sentido, agregó que el término “actividad inmunomoduladora” hace referencia al efecto biológico o farmacológico sobre los factores celulares que actúan en la primera barrera del organismo, es decir, el sistema inmune.

En palabras de la doctora Ventura Zapata, quien es especialista en el cultivo de plantas medicinales, estas dos especies (Physalis peruviana y Ganoderma subamboinenses) tienen antecedentes en la medicina tradicional como elementos antinflamatorios y anticancerígenos.

Señaló que la literatura científica ha reportado que sus componentes pueden ser importantes en el desarrollo de nuevos fármacos o productos que ayuden a regular el sistema inmune, por lo que los especialistas del Ceprobi han realizado estudios de la Physalis peruviana, para demostrar la factibilidad de su cultivo bajo cubierta y con ello utilizar sus frutos para elaborar la bebida.

Por su parte, el grupo de investigación de la UAEM, liderado por el doctor Isaac Tello Salgado, desarrolló metodologías para el cultivo de hongos con propiedades medicinales.

Actualmente la investigación se encuentra en la etapa de conocer las propiedades nutricionales de los frutos cosechados bajo cubierta en el Estado de Morelos y del fermentado de Ganoderma subamboinenses, mediante un análisis químico proximal que reflejará el contenido de proteínas, lípidos y minerales de ambos productos.

A su vez, el investigador Jiménez Ferrer realiza estudios farmacológicos del extracto de los frutos y el fermentado en roedores con hipertensión arterial secundaria a disfunción endotelial, con la finalidad de comparar el efecto inmunomodulador de estos componentes.

Con este proyecto, los especialistas pretenden obtener una bebida que contribuya a la activación del sistema inmunológico, así como a la prevención de enfermedades tales como hipertensión arterial, cáncer, diabetes, obesidad, entre otras.

“Actualmente no existe en México una bebida a base de los frutos de esta planta, debido a la inexistencia de su cultivo en el país. Sin embargo, existen investigaciones desde el punto de vista agronómico que demuestran la viabilidad de su introducción en regiones que reúnan las características agroclimatológicas de la planta”, explicó la investigadora Elsa Ventura Zapata.

La importancia de este proyecto, aseguraron los investigadores, radica en contribuir con nuevos elementos científicos para el desarrollo de productos innovadores, que coadyuven en el tratamiento y prevención de enfermedades a través de sustancias que, por su naturaleza, no producen efectos secundarios.

“También es importante mencionar nuestro papel como generadores de conocimiento con aplicaciones novedosas, el cual al ser protegido ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), los recursos naturales y genéticos toman mayor importancia para la generación de productos, empresas o de capitales económicos para nuestro país”, expresó el doctor Isaac Tello.

Referencia: Báez, Carmen, “Elaboran bebida para fortalecer el sistema inmunológico” de Agencia Informativa Conacyt

Dejar un comentario