Científicos de la Universidad de Querétaro, México, desarrollaron una propuesta de bebidas basadas en la medicina tradicional mexicana, con el objetivo de tener opciones saludables y que ayuden a combatir los problemas ligados a la obesidad.

Con el objetivo de generar alternativas saludables para combatir la obesidad y el sobrepeso en la población, investigadores de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), en México, desarrollaron bebidas cuyos ingredientes son plantas de la medicina tradicional mexicana, informó Rosalía Reynoso Camacho, coordinadora del doctorado en Ciencias de los Alimentos de la Facultad de Química.

El proyecto nació hace seis años aproximadamente. La idea original era rescatar plantas de la medicina tradicional mexicana que ofrecieran beneficios a la salud y pudieran ser utilizadas en la elaboración de bebidas estilo té, que además tuvieran un sabor agradable.

“Queríamos rescatar aquellas plantas con propiedades para combatir la obesidad, prevenir problemas cardiovasculares, hipertensión y diabetes. Hicimos una investigación sobre las que más utiliza la gente para empezar a hacer las evaluaciones necesarias y crear una bebida diferente”, señaló Reynoso Camacho.

El proyecto fue posible gracias a Fondos Mixtos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el objetivo de analizar diferentes tipos de plantas, conocer sus condiciones óptimas de extracción, probar que tuvieran beneficios para la salud y hacer las mezclas necesarias para poder presentar una propuesta de bebida ya preparada para el consumo humano.

“En ese momento descubrimos algunas plantas muy interesantes que podríamos usar y que tienen muchos beneficios. Una de las más destacadas fue la jamaica, la cual, a pesar de que en México se consume como bebida refrescante, es considerada una planta medicinal. Esto resultó una ventaja para nosotros porque la población ya está familiarizada con el sabor”, afirmó la coordinadora.

Como parte de los resultados de la investigación se descubrieron otras plantas que también sobresalieron como la raíz de cocolmeca (Smilax cordifolia), que actualmente se vende en algunos supermercados en presentación de infusiones, mezclada con otras hierbas para bajar de peso, y que además tiene la ventaja de no tener sabor. La hierba del sapo (Eryngium carlinae), una de las plantas más utilizadas en México para el control de colesterol; y una especie particular de hierbabuena (Mentha piperita), que no es la que se utiliza habitualmente en la cocina mexicana. Esta variedad tiene hojas más anchas y contribuye a disminuir los triglicéridos.

Al término del proyecto se le presentaron tres propuestas de bebidas al Conacyt: una de jamaica (Hibiscus sabdariffa), otra con una combinación de cocolmeca y hierbabuena, y la tercera que es una mezcla de cocolmeca, hierba del sapo y hierbabuena. Para que las bebidas fueran endulzadas sin aporte calórico, se utilizó estevia (Stevia rebaudiana) como edulcorante.

Reynoso Camacho puntualizó que, a pesar de que ya habían entregado el informe a Fondos Mixtos de Conacyt y que ya había concluido el proyecto, la Universidad, por indicaciones del rector, Gilberto Herrera Ruiz, decidió darle seguimiento. A partir del 2014 comenzó la producción de estas bebidas en una planta piloto ubicada en la UAQ.

Actualmente se está elaborando la bebida de jamaica, las otras dos están en proceso para mejorar los sabores. Se eligió esta porque el estudio demostró que la bebida de jamaica es antioxidante, disminuye el peso corporal y, por ende, las complicaciones de la obesidad. Se espera tener listas las otras dos bebidas en unos tres meses aproximadamente.

La bebida “Aguaq” sabor Jamaica. fue presentada oficialmente en la sesión del Consejo Universitario de la UAQ en el mes de mayo de 2014.

Actualmente la UAQ elabora dos versiones de la bebida de jamaica, una endulzada con estevia y otra baja en calorías; esto se debe a que se realizaron estudios sensoriales donde a algunas personas les parecía desagradable el resabio de la estevia, además de que se planteó la sugerencia de que una de las versiones de la bebida se apegara, en la medida de lo posible, a la receta tradicional.

Otra parte del estudio, comentó la doctora Reynoso, fue el comparativo de “Aguaq” sabor jamaica con otras bebidas que se ofrecen en el mercado. “Nos encontramos que la gran mayoría no contienen jamaica en sí, sino saborizantes y colorantes artificiales. Necesitábamos saber de qué manera nuestra bebida podría competir y descubrimos que nuestro gran valor es que tenemos la concentración de extracto natural más alta de todas las que se ofrecen en el mercado”.

La producción de “Aguaq” sabor jamaica hasta el momento sólo es para consumo interno de la Universidad; no obstante, la idea es participar nuevamente en los Fondos Mixtos del Conacyt para tener una línea de producción que permita fabricar la bebida en diferentes presentaciones, entre ellas, una versión para niños ajustable a sus loncheras y con esto, ofrecer una opción de bebida saludable que combata la obesidad infantil.

Referencias:

 

Dejar un comentario