Últimamente escuchamos sobre los beneficios de consumir proteínas para aumentar el tamaño de nuestros músculos, si estamos haciendo mucho ejercicio. Pero, ¿sabías que las proteínas pueden ayudar a bajar de peso y a mejorar la calidad del sueño?

Una dieta alta en proteínas ayuda a bajar de peso o a controlarlo, además, mejora la calidad de sueño de las personas que las consumen. Este es uno de los resultados de una investigación realizada en la Universidad de Purdue, en EE.UU. y publicada por el American Journal of Clinical Nutrition.

Después de 3 o 4 meses de estar en una dieta con un alto contenido de proteínas, los participantes en el estudio, todos con sobrepeso, mostraron una baja considerable en su peso corporal. Con esa dieta se logró reducir 750 calorías en el consumo habitual de los voluntarios. Por otro lado, reportaron mejoras subjetivas en la calidad del sueño.

Por lo general, los estudios analizan los efectos del sueño y de la dieta en el sobrepeso o la obesidad. Pero los investigadores de Purdue decidieron invertir la relación y observar la influencia de la dieta y la reducción del peso sobre el sueño. El resultado fue que el tipo de comida afecta a la calidad del sueño de las personas.

Wayne Campbell, profesor de ciencia de la nutrición, dijo: “Hemos encontrado que mientras se consume una dieta baja en calorías y alta en proteínas, la calidad del sueño mejora en los adultos de mediana edad. Esta calidad de sueño resultó en comparación con quienes perdieron la misma cantidad de peso, pero con una cantidad normal de proteína”.

Las personas que participaron en el estudio, consumieron diario 0.8 a 1.5g de proteína por cada kilogramo de peso corporal, durante 16 semanas. Las fuentes de proteína eran carne de res y de cerdo, soya, legumbres y lácteos. Además, se les pidió que llenaran una evaluación sobre la calidad de sus horas de sueño. Los participantes que tuvieron un consumo más alto de proteínas (1.5 g por kilogramo de peso), reportaron una mejora en la calidad del sueño, junto con la pérdida de peso.

Es necesario realizar mayores investigaciones que rastreen la influencia de la dieta sobre el sueño y establecer parámetros objetivos para evaluar la calidad del sueño. Por lo tanto, este estudio no es concluyente. Sin embargo, da una pista sobre cómo la alimentación podría estar afectando el sueño y el descanso de las personas.

La importancia de encontrar dicha relación es que “Una duración corta y la baja calidad del sueño, frecuentemente llevan a enfermedades metabólicas y cardiovasculares, [que pueden conducir a] muerte prematura”, dijo Zhou Jing, estudiante de doctorado en ciencias de la nutrición y primer autor del estudio.

“El sueño es reconocido como un modificador muy importante de la salud de una persona, y nuestra investigación es la primera en abordar la cuestión de cómo influyen los patrones dietéticos en el sueño. Encontramos una mejora subjetiva en la calidad del sueño después de una mayor ingestión de proteínas, lo cual es intrigante y también resalta la necesidad de realizar más investigaciones con medidas objetivas de sueño para confirmar nuestros resultados”, señaló Campbell.

Por lo pronto, este es un indicador de los beneficios que las proteínas, obtenidas de una variedad de fuentes, puede traer a la salud. De cualquier manera, antes de hacer modificaciones radicales en la dieta, es necesario consultar con un especialista en el área.

Fuentes:

Dejar un comentario