Los sabores dulces nos encantan a muchos de nosotros, pero se dicen tantas cosas sobre el azúcar que usarla se vuelve una experiencia amarga. ¿Natural o refinada, qué es mejor?

El azúcar, además de que nos hace imaginar postres y cosas deliciosas, también nos hace pensar en las calorías. El azúcar está muy relacionado con el sobre peso, la obesidad, la diabetes… De pronto, lo dulce desaparece.

Antes de comenzar a aclarar algunos puntos sobre el azúcar natural y la refinada, tenemos que decir que el azúcar sólo puede causar enfermedades si se consume en exceso. Si forma parte de una dieta balanceada y se hace suficiente actividad física, no habrá problemas.

Ahora sí. Para decidir qué nos conviene más si el azúcar natural o la refinada, hay un par de cosas que debemos saber.

En cuanto a las calorías, se cree que los azúcares naturales tienen menos calorías que el azúcar de mesa. Esto es falso; todas las azúcares contienen aproximadamente 4Cal por gramo.

Otra idea que se tiene es que los azúcares naturales, como la miel, tienen más vitaminas y minerales que el azúcar refinado. Esto es cierto. Sin embargo, para poder aprovechar ese contenido de vitaminas, el consumo de miel (sea de abeja, de agave u otras) tendría que ser muy alto. Esto llevaría a un aumento en la ingesta de calorías que quizá no convenga.

El consumo de azúcares naturales o refinados para endulzar nuestros alimentos se debe más a un asunto de gustos. En términos generales no hay un motivo de peso para elegir uno sobre otro. Pero siempre hay que tener en cuenta la cantidad de calorías que contiene nuestra dieta, es decir, todo lo que comemos.

En cuanto al metabolismo, el azúcar natural y el refinado se metabolizan de la misma forma en el intestino, así que el cuerpo no distingue si el azúcar viene de un chocolate, de la miel o de una bebida azucarada. Por eso es tan importante mantener un balance en la cantidad de calorías que consumimos en la dieta.

Recuerda, no hay alimentos buenos ni malos, sino dietas correctas o incorrectas.

Fuentes:

Dejar un comentario