L. en N. Liliana Ortega

Consultora

 

De acuerdo con las estadísticas del INEGI, en el 2016, la diabetes mellitus tipo II, se registró como la segunda causa de muerte entre los mexicanos, sólo por debajo de las enfermedades cardiovasculares; la tercera causa son los tumores malignos (1). Aunque este artículo se enfoca en la diabetes, vale la pena indicar que estos tres padecimientos tienen estrecha relación con el estilo de vida de cada individuo.

Para lograr sociedades más saludables, el trabajo debe realizarse de manera conjunta; por un lado, las instituciones de salud, pero por otro, a nosotros como individuos, como familias, nos corresponde realizar la otra parte: tener salud preventiva con hábitos adecuados.

Acudir a revisiones médicas cada 6 meses o cada año, debiera estar en la agenda familiar. En estas citas preventivas, se llegan a descubrir signos, síntomas y concentraciones de elementos importantes que, si se atienden oportunamente, las consecuencias no llegan a ser tan graves. Además, la identificación de factores de riesgo como sobrepeso, obesidad, sedentarismo, malos hábitos de alimentación, ayuda a trabajar en ellos y evitar el desarrollo de la enfermedad.

Hacer chequeos de salud de manera preventiva implica un gasto económico importante, pero, atenderse de esta manera, reducirá gastos mayores a la larga. Además de que podría ayudarnos a tener una mejor calidad de vida.

El tratamiento de sobrepeso y obesidad de manera preventiva, también debe ser una prioridad; así que como individuos que asistimos a servicios de salud, debemos solicitar una evaluación y tratamiento oportuno, siempre de la mano de personal calificado, ya sea médicos o nutriólogos.

En los últimos años, la reducción de peso se ha vuelto un negocio redituable, en el que lucran personas sin formación académica y con poca ética profesional, así que, se debe cuidar que el tratamiento a seguir esté enfocado en la modificación de hábitos de alimentación, la práctica de actividad física y que, la pérdida de peso, sea de manera paulatina.

También debemos de hablar de hábitos de alimentación preventivos, observar la manera en que estamos comiendo. Puedes guiarte con las siguientes preguntas:

  • ¿En mi dieta incluyo frutas y verduras?
  • ¿Qué tanta agua natural tomo y qué tantas bebidas azucaradas?
  • ¿Desayuno diariamente?
  • ¿Respeto horarios para tomar los alimentos o me salto comidas con frecuencia?
  • ¿Para mí es básico que en el plato de comida haya una gran cantidad de carne y productos de origen animal?
  • ¿Me da igual la comida que consuma?
  • ¿Elijo las mejores opciones si tengo que comer fuera de casa?
  • ¿Evito alimentos fritos, capeados o empanizados aunque sean verduras?
  • ¿No tengo ni idea de cómo elaborar menús saludables?

Reparar en algunas de estas preguntas nos puede dar idea de cómo va nuestra alimentación. En la medida de lo posible, acude a personal calificado (nutriólogos) para recibir orientación alimentaria. En caso de no ser posible, revisa páginas confiables como las de la Secretaria de Salud, Asociación Mexicana de Diabetes, la OMS, Fomento de Nutrición y Salud y por supuesto, esta misma, Hablemos Claro. Esto te permitirá contar con elementos para incidir favorablemente en la modificación de hábitos de alimentación.

Practicar actividad física de manera preventiva es otro de los factores fundamentales. El ejercicio físico se debe promover desde etapas tempranas. Basta con salir al patio, al camellón o a un parque y organizar caminatas, partidos de futbol, basquetbol, recorridos en bicicleta, carreras de obstáculos, rallys, o en casa, sesiones de baile o ejercicios programados.

Es importante realizar actividad aeróbica (caminar, correr, andar en bicicleta, nadar), además de ejercicios de flexibilidad y carga, de esta manera se trabaja el cuerpo de manera completa. La OMS recomienda un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario, así que lo ideal es que hagamos espacio entre nuestras múltiples actividades y nos movamos un poco.

Finalmente, pero no menos importante, es necesario dedicar tiempo al descanso y al esparcimiento. Estas dos actividades contribuirán a un mejor manejo del estrés, así que, descubramos qué nos gusta hacer en el tiempo libre, puede ser leer, practicar algún instrumento, realizar manualidades, recorrer museos, tejer, bordar, la jardinería, etc. También respetemos las horas de sueño: distribuyamos las actividades diarias, de forma que al llegar la noche, tengamos un descanso reparador.

La aparición de diabetes entre la población mexicana aumenta en diferentes esferas de la sociedad. Hay personas que cursan con diabetes y no han sido diagnosticadas, por lo tanto, no reciben ningún tipo de atención médica. Cuando acuden al servicio médico, las complicaciones asociadas a la enfermedad son mayores y el gasto en la atención se incrementa, tanto a nivel familiar, como en las instituciones de salud.

La diabetes mal atendida deteriora la salud de la persona y, en algunos casos, la incapacita para trabajar o para auto cuidarse. Esto genera una compleja red de necesidades entorno al paciente con diabetes.

La diabetes es una epidemia que afecta no sólo a México, sino a diferentes países del mundo. Aquí algunas cifras importantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • En el mundo hay más de 347 millones de personas con diabetes.
  • Más del 80% de las muertes por diabetes se registran entre países de ingresos bajos y medios.
  • Casi la mitad de esas muertes corresponden a personas de menos de 70 años y un 55% a mujeres.
  • La OMS prevé que las muertes por diabetes se dupliquen entre 2005 y 2030.
  • Hasta hace poco, la diabetes tipo II sólo se observaba en adultos. Actualmente, también se presenta en niños.
  • La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía, accidente vascular cerebral e insuficiencia renal. Un 50% de los pacientes con diabetes, mueren de enfermedad cardiovascular.
  • Esta enfermedad puede derivar en ceguera o amputación de extremidades (a causa de úlceras; esto sucede con mayor frecuencia en los pies.

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Nota descriptiva N° 312, septiembre 2012.

Volvamos a la cultura de la medicina preventiva para detener el desarrollo de diabetes y para tener una vida mucho más plena. Recuerda que el estilo de vida adecuado es uno de los factores más importantes para la prevención de enfermedades.

Referencias:

  • http://fmdiabetes.org/principales-causas-mortalidad-mexico-2/

https://www.gob.mx/salud/articulos/infografia-diabetes?state=published

https://www.gob.mx/salud/articulos/la-diabetes-y-sus-complicaciones

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/18581/GuiaPacientesDiabetes.pdf

http://fmdiabetes.org/diabetes-en-mexico/

Dejar un comentario