Con la colaboración de Foodinsight.org

Alimentos FuncionalesAlgunos ejemplos de los alimentos funcionales son las frutas y verduras, granos integrales, alimentos y bebidas fortificadas y algunos suplementos dietéticos. Las características funcionales de muchos alimentos tradicionales están siendo descubiertas y estudiadas, mientras que los nuevos productos alimenticios se están desarrollando para incluir componentes benéficos. Al saber qué alimentos pueden proporcionar beneficios de salud específicos, se puede hacer la elección de alimentos y bebidas que te permitan tomar un mayor control de tu salud.

El interés del consumidor en la relación entre la dieta y la salud ha incrementado la demanda de información sobre los alimentos funcionales. Los factores que acrecientan el interés sobre estos alimentos incluyen los rápidos avances de la ciencia y la tecnología, el aumento de los costos de salud, los cambios en las leyes que afectan al etiquetado de los alimentos y a las declaraciones de los productos, el envejecimiento de la población y el aumento del interés en la consecución de bienestar mediante la dieta, entre otros.

Declaraciones de Salud

De acuerdo con una investigación sobre los comportamientos del consumidor hecha por el International Food Information Council (IFIC por sus siglas en inglés), los estadounidenses señalan a los medios de comunicación, a los profesionales de la salud, a los amigos y a la familia, como sus principales fuentes de información sobre los alimentos que pueden promover la salud. Los beneficios que son justificados por la investigación científica a menudo son transmitidos a los consumidores mediante la caja del producto, sitios web o publicidad.

Existe investigación científica creíble que indica que hay muchos beneficios para la salud clínicamente probados y potenciales de los componentes de los alimentos. Las declaraciones en los paquetes de alimentos son solo un vehículo para informar a los consumidores sobre las relaciones entre dieta y salud. En los EE.UU., la Ley de Etiquetado y Educación Nutricional de 1990, autorizó a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) crear regulaciones para el uso de declaraciones de propiedades saludables en los alimentos y suplementos dietéticos. Tales declaraciones relacionadas con la salud, se hacen de acuerdo a las normas y directrices de la Comisión Federal de Comercio de la FDA.

Muchos organismos académicos, científicos y regulatorios han desarrollado o están desarrollando, las directrices para establecer la base de la evidencia científica necesaria para apoyar y seguir validando las declaraciones de los componentes funcionales o de los alimentos que los contienen. La FDA regula los productos alimenticios de acuerdo con su uso previsto y la naturaleza de las alegaciones escritas sobre el paquete. Hay cinco tipos de declaraciones relacionadas con la salud que están ya permitidas en alimentos y etiquetas de los suplementos dietéticos:

1. Las declaraciones de contenido de nutrimentos indican la presencia de un nutrimento específico en un determinado nivel.
2. Las declaraciones de estructura y función describen el efecto de componentes de la dieta sobre la estructura o función normal del cuerpo.
3. Las declaraciones de orientación alimenticia describen los beneficios para la salud de amplias categorías de alimentos o dietas y no se refieren a una enfermedad ni a una condición relacionada con la salud.
4. Las declaraciones de salud calificadas expresan una relación en desarrollo entre los componentes de la dieta y el riesgo reducido de la enfermedad, tal como fue revisado por la FDA y apoyado por el peso de la evidencia científica comprobada disponible.
5. Las declaraciones de propiedades saludables confirman una relación entre los componentes de la dieta y la reducción del riesgo de una enfermedad o condición de salud, según lo aprobado por la FDA y apoyado por un acuerdo científico significativo.

La comunidad científica sigue incrementando su comprensión sobre el potencial de los alimentos funcionales y su papel en el mantenimiento y optimización de la salud. Para que los beneficios sean validados y las declaraciones sean hechas, se necesita un cuerpo fuerte, confiable y creíble de la investigación científica que confirme los beneficios de cualquier alimento o componente en particular. Para que los alimentos funcionales ofrezcan sus potenciales beneficios para la salud pública, los consumidores deben poder confiar en los criterios científicos que se utilizan para documentar las declaraciones de salud y afirmaciones.

Nutrigenómicos: “nutrición personalizada”

Como los avances científicos y tecnológicos se desarrollan en el ámbito de la salud y la nutrición, se ha dirigido más atención hacia el campo emergente de la nutrigenómica o “nutrición personalizada”. La ciencia de la nutrigenómica involucra la aplicación del genoma humano a la nutrición y la salud personal para proporcionar recomendaciones dietéticas individuales.

Mediante el uso de la composición genética de cada individuo y la necesidad de adaptar las recomendaciones nutricionales, los consumidores podrían un día tener una capacidad mayor para reducir el riesgo de enfermedades y optimizar su salud.

La personalización de la nutrición a partir de la composición genética única de un individuo, tiene el potencial de dar resultados de salud positivos. La elección de un enfoque individualizado, en vez de un enfoque más tradicional o uno que siga en general las recomendaciones de salud y nutrición, puede proporcionar a los consumidores información más adecuada y benéfica para responder a sus necesidades nutricionales específicas.

Mientras que la nutrición personalizada parece prometedora, la investigación se encuentra todavía en las etapas preliminares y pueden pasar años antes de que se logren hacer recomendaciones precisas y eficaces para los individuos.

Los alimentos funcionales para la salud son una parte importante de un estilo de vida saludable, que incluye una dieta equilibrada y actividad física. Las personas deben tratar de consumir una amplia variedad de alimentos, incluyendo los ejemplos enumerados aquí. Estos ejemplos no son “soluciones mágicas”. El mejor consejo es incluir una variedad de alimentos, según lo recomendado por las Guías Alimentarias para los Estadounidenses 2010 y ChooseMyPlate.gov, que proporcionarían muchos componentes potencialmente beneficiosos.

Fuente: Foodinsight.org

Dejar un comentario