Dr. Rodrigo Ávila Cervantes

Neurocirujano

 

Los hábitos alimenticios referentes a la cantidad y los horarios, son igual de importantes que el tipo de comida que ingieres todos los días. Actualmente, se postula que la migraña es una enfermedad del tracto digestivo y el sistema nervioso. Los mecanismos por los cuales se desencadenan episodios de migraña se ven fuertemente influenciados por un desbalance entre el tipo de alimentos, la cantidad y cuándo los comes.

¿Qué alimentos se han identificado como desencadenantes de migraña?

Cada vez están más identificados cuáles alimentos tienen mayor riesgo de provocarte migraña. Hay diferencias dependiendo del tipo de migraña que padeces y, obviamente, la lista de alimentos varía de persona a persona.

No se trata de una receta y no todos los alimentos enlistados van a causarte el malestar. Probablemente, ya has identificado alimentos que, a tu parecer, sí influyen en tus migrañas o dolores de cabeza, pero nadie te lo ha confirmado clínicamente. En caso de que no hayas notado alguna relación en particular entre lo que comes y tus migrañas, aquí puedes consultar una lista sobre los alimentos que podrían estar causándote el dolor de cabeza intenso.

 

Posibles disparadores de migraña
Queso Endulzantes artificiales
Chocolate Algunos aditivos o colorantes
Frutas cítricas (naranjas, limones, etc.) Vino, cerveza
Jamón, tocino, salchichas Cafeína, té, refrescos de cola
Comida asiática Comida frita o con exceso de grasa

 

Por otra parte, ya debes estar familiarizado con qué comidas no te afectan en lo absoluto, aun si todos te dicen que comer eso es migraña segura. Lo más importante es hacer tu propia lista de lo que te causa migraña y lo que no, y apegarte a ella. Esta lista es tan personal como tu ropa interior.

¿El ayuno provoca migraña?

Sí, la frecuencia de tu alimentación afecta fuertemente la aparición de migraña. Los periodos de ayuno son factores desencadenantes de migraña casi en cualquiera. Incluso, se recomienda hacer más comidas durante el día y cenar tarde pero ligero para reducir los periodos de ayuno. Puedes llevar contigo botanas por si no tienes tiempo de sentarte a comer.

¿Entonces si como más no voy a padecer migraña?

No, hay que saber qué comer, cuánto y cuándo comerlo. De hecho, existe una fuerte correlación entre el sobrepeso y una mayor frecuencia de padecer dolor de cabeza, incluyendo migraña. También los síntomas son más intensos en personas con obesidad. En, EE.UU. 12% de los pacientes, en general, padecen migraña y un tercio de ellos son obesos. (Para más información, da click aquí.)

El punto central radica en no permitir que ocurran los cambios metabólicos provocados por el ayuno.

¿Qué importancia tienen las grasas y los azúcares en la dieta, en relación con la migraña?

Hay estudios que muestran mayor descontrol de migraña en personas que comen demasiados carbohidratos y/o grasas poliinsaturadas. Es decir, quienes comen mucha azúcar y mucha grasa tienen más migrañas. En la actualidad, parte del tratamiento profiláctico de migraña incluye un balance adecuado de la ingesta diaria de macronutrimentos (grasas, carbohidratos, proteínas).

Reflexión final: Te recomiendo preguntar al especialista encargado del control de tu migraña y tu nutriólogo, qué modificaciones puedes hacer en tu dieta que pueda beneficiarte. Mientras tanto, aquí puedes consultar una tabla con algunas medidas que puedes tomar para prevenir las migrañas y, en general, mejorar tu estilo de vida:

 

Prevención de migraña a través del estilo de vida
Mejora la calidad de tu sueño
Practica técnicas de relajación
Reduce la cafeína
Come de manera regular y procura elegir alimentos frescos
Haz ejercicio que acelere tu ritmo cardiaco y combínalo con periodos de bajo esfuerzo (caminatas)
Hidrátate de manera adecuada
Ten actividades sociales con otras personas
Aumenta tu sensación de bienestar con otras actividades

 

Es, sin duda, un problema multidisciplinario y requiere colaboración de todos, especialmente la tuya. Deja de pensar que eres víctima de algo terrible; identifica y modifica los hábitos nocivos que tengas. Ahora tienes una razón más para mejorar tu estilo de vida y balancear mejor lo que comes.

Gracias por leerme. Hay más artículos sobre migraña en este blog. No olvides compartirlo con aquellas personas que podrían sacar provecho de esta información.  https://www.avineur0.com/blog/adicc-analgesic

 

Bibliografía

1.- Lippi, G., Mattiuzzi, C., & Cervellin, G. (2014). Chocolate and migraine: the history of an ambiguous association. Acta Bio Medica Atenei Parmensis, 85(3), 216-221.

2.-Gelaye, B., Sacco, S., Brown, W. J., Nitchie, H. L., Ornello, R., & Peterlin, B. L. (2017). Body composition status and the risk of migraine A meta-analysis. Neurology, 88(19), 1795-1804.

3.- Janoska, M., Chorążka, K., & Domitrz, I. (2015). Migraine frequency and its association with dyslipidemia in women. Neurologia i neurochirurgia polska, 49(2), 95-98.

4.- Giraud, P., & Chauvet, S. (2013). Migraine and obesity, is there a link?. Revue neurologique, 169(5), 413-418.

5.- Ornello, R., Ripa, P., Pistoia, F., Degan, D., Tiseo, C., Carolei, A., & Sacco, S. (2015). Migraine and body mass index categories: a systematic review and meta-analysis of observational studies. The journal of headache and pain, 16(1), 27.

6.- Finocchi, C., & Sivori, G. (2012). Food as trigger and aggravating factor of migraine. Neurological Sciences, 33(1), 77-80.

7.- Ferrara, L. A., Pacioni, D., Di Fronzo, V., Russo, B. F., Speranza, E., Carlino, V., … & Ferrara, F. (2015). Low-lipid diet reduces frequency and severity of acute migraine attacks. Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases, 25(4), 370-375.

8.- Turner, D. P., Smitherman, T. A., Penzien, D. B., Porter, J. A., Martin, V. T., & Houle, T. T. (2014). Nighttime snacking, stress, and migraine activity. Journal of Clinical Neuroscience, 21(4), 638-643.

9.- Kalil, G. Z., Recober, A., Hoang‐Tienor, A., Bridget Zimmerman, M., Haynes, W. G., & Pierce, G. L. (2016). Higher augmentation index is associated with tension‐type headache and migraine in middle‐aged/older humans with obesity. Obesity, 24(4), 865-870.

10.- Rist, P. M., Buring, J. E., & Kurth, T. (2015). Dietary patterns according to headache and migraine status: A cross-sectional study. Cephalalgia, 35(9), 767-775.

11.- Recober, A., & Peterlin, B. L. (2014). Migraine and obesity: moving beyond BMI. Future neurology, 9(1), 37-40.

12.- Verrotti, A., Di Fonzo, A., Penta, L., Agostinelli, S., & Parisi, P. (2014). Obesity and headache/migraine: the importance of weight reduction through lifestyle modifications. BioMed research international, 2014.

13.- Taylor, F. R. (2009). Lifestyle changes, dietary restrictions, and nutraceuticals in migraine prevention. Techniques in Regional Anesthesia & Pain Management, 13(1), 28-37.

Dejar un comentario