¿Sabías que algunos lactobacilos pueden ayudar a disminuir los niveles de colesterol en sangre y contribuir a mejorar la salud cardiaca. El aguamiel, una bebida tradicional mexicana, contiene ese tipo de lactobacilos, por lo que su consumo puede ser benéfico.

El aguamiel es una bebida tradicional mexicana que contiene unos microorganismos benéficos, llamados Lactobacillus brevis. Estos lactobacilos controlan el exceso de colesterol en la sangre y previenen el daño hepático. Su consumo ayudaría a disminuir el índice de enfermedades cardiovasculares, la aterosclerosis y el riesgo de infarto al miocardio.

La doctora Yadira Rivera Espinoza, de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), detectectó que el aguamiel o savia recién extraída del maguey, contiene una gran cantidad de microorganismos que podrían ser benéficos para la salud. Entonces, decidió investigar qué tipo de microogranismos eran, y encontró diferentes cepas del Lactobacillus brevis. Esto podría derivar en el diseño de un producto funcional con beneficios para la salud.

Los lactobacilos fueron sometidos a pruebas toxicológicas para corroborar su inocuidad. Después, se diseñó una dieta alta en colesterol para roedores y, junto con ella, se les dieron los lactobacilos, durante una semana. También contaron con un grupo control de roedores, para comparar los resultados.

Lactobacilos contra el colesterol

Al término del experimento, Rivera Espinoza y su equipo de investigación, descubrieron que en los ratones que tomaron los lactobacilos no aumentó el nivel de colesterol a pesar del tipo de dieta, a diferencia de los roedores que no consumieron los lactobacilos.

Por otro lado, tenían un grupo de ratas con daño hepático inducido, a las que se les dio el mismo tipo de lactobacilo. El resultado fue que las enzimas que indican daño en el hígado se mantuvieron  bajas. Un grupo de ratas que no recibieron tratamiento con microorganismos, sufrieron un incremento en las enzimas, lo cual indica problemas o daños en el hígado.

Una de las observaciones más importantes de la investigación es que de todas las cepas de lactobacilos probadas, solo 6 previenen la hipercolesterolemia (exceso de colesterol) y el daño hepático. Esto probablemente se debe a que el Lactobacillus brevis hidroliza las sales biliares, que salen a través de las heces y que, para compensar la pérdida de esas sales, el organismo sintetiza nuevas a partir del colesterol, lo cual baja los niveles de este en la sangre, señaló la investigadora.

Referencias:

Dejar un comentario