El ajonjolí es una semilla muy utilizada en diversas gastronomías del mundo como la árabe y la hindú. Esta semilla, procesada para producir aceite, tiene una serie de propiedades beneficiosas para la salud que ayudan a disminuir los triglicéridos.

En el campo de la salud del corazón, las enfermedades cardiovasculares (EC) son el punto más crítico debido a la alta incidencia de la población en estos padecimientos y su relación con la morbilidad. Sin embargo, los niveles de triglicéridos en la sangre (TG) son un problema que ha ido creciendo.

Los TG se producen a partir de las grasas que contienen los alimentos que consumimos y que, en exceso, pueden causar problemas graves en la salud cardiocirculatoria que pueden llegar hasta la formación de bloqueos arteriales.

Las personas que tienen altos niveles de triglicéridos suelen estar medicadas con estatinas. Estos medicamentos pueden traer efectos secundarios no deseables, como confusión mental o pérdida de la memoria, aumento en el riesgo de padecer diabetes tipo 2 porque las estatinas favorecen el aumento del contenido de azúcar en la sangre. Por otro lado, si interactúan con otro tipo de medicamentos pueden causar daño muscular.

Por ello, las recomendaciones dietéticas para controlar el nivel de TG en la sangre son medidas convenientes que traen un mínimo de riesgo. En ese sentido, un grupo de investigadores de la Universidad de Griffith, en Australia, mostraron los beneficios de consumir ajonjolí para reducir los TG.

Después de analizar 10 estudios previos, los investigadores concluyeron que hay evidencia suficiente para sostener que el consumo de ajonjolí, en específico en forma de aceite, tiene efectos positivos respecto de los altos niveles de TG. Pero, estos beneficios no son extensivos a los niveles de colesterol.

En cambio, las semillas de ajonjolí no mostraron ningún efecto significativo sobre los niveles de triglicéridos, así que la recomendación de consumo aplica solamente para el aceite. Los efectos reductores de TG del aceite de ajonjolí pueden deberse a su alto contenido (40%) de ácidos grasos monoinsaturados.

Además de los ácido grasos monoinsaturados, el aceite de ajonjolí tiene vitamina E. Otra ventaja de este aceite es su contenido de lignanos que le dan un fuerte efecto antioxidante que podría estar involucrado en la reducción de los TG.

A pesar de las limitaciones del estudio, señaladas por los mismos investigadores, estos datos apuntan a posibilidades nuevas para intervenciones dietéticas para controlar un problema creciente en la población.

Fuentes:

Dejar un comentario